Testimonios

Los testimonios transcriptos a continuación alientan a todos los que conformamos esta organización a seguir trabajando. Estamos convencidos que el desarrollo de las competencias y habilidades en las personas permiten el acceso a una vida más digna y aumentan su libertad de elección:

Miriam Cruz
Alumna de la Escuela Textil 2013

“La capacitación que recibo en Dignidad abre muchísimas puertas en el ámbito laboral. Estoy muy agradecida con la profesora y con Dignidad porque no solo nos enseñan sino también nos dan mucho apoyo y eso es lo más valorable. Entré sin conocer nada de manejo de las máquinas y muy pocos conocimientos y hoy trabajo de esto y sin parar. Me siento feliz! Gracias...”
Mariana Johannson - Alumna 2013:
"No existen otras instituciones que brinden la posibilidad de estos cursos tan completos. La forma de enseñanza nos da la posibilidad de explorar y explotar las capacidades de cada uno. El límite lo ponemos nosotros porque el apoyo por parte de la docente y de la institución es incondicional...las herramientas y conocimientos que nos otorgan nos sirven para lo laboral y para la vida. Gracias Dignidad!"

Matías Caraballo - Alumno 2013:

Estoy muy satisfecho con el curso de electricidad. Pudimos aprender las medidas de seguridad para desempeñar cualquier tipo de tarea en instalaciones domiciliarias. El profesor no solo transmitió sus conocimientos técnicos sino que nos enseñó a obrar siempre de buena fe y a entender que el trabajo nos hace dignos. Quiero dar mis más sinceras gracias a todos los que hacen que esta oportunidad de educación con salida laboral esté al alcance de todos y sea posible.
Mónica Torres - Alumna 2013:
Quiero compartir con uds mi experiencia personal en mi paso por el curso de informática. Existen muchas personas que se encuentran sin trabajo, como era mi caso hasta hace muy poco tiempo. Afortunadamente hoy estoy trabajando. El curso me brindó las herramientas para poder desempeñarme en el trabajo y además me dió seguridad y confianza. Incluso a compartir cosas con mis hijos. Estoy muy agradecida por haberme abierto las puertas y tener la oportunidad de aprender tanto. Y, obviamente no puedo dejar de mencionar al profesor quien con su vocación, paciencia y buen humor nos ha enseñado a todos.